Estoy seguro de que más de una vez has pensado en si es bueno o no dormir con tu mascota.

Aunque lo cierto es que si tienes hijos, te habrá sucedido en más de una ocasión que han acabado durmiendo con tu mascota, ya sea perro o gato.

Lo cierto es que hasta la fecha, no hay estudios que indiquen que sea contraproducente poder echarnos a la cama con nuestro perro. Muy al contrario, quitando algunas desventajas de tipo sanitario que son fácilmente solucionables, dormir con tu perro en la misma cama tiene grandes ventajas.

A fin de cuentas, tu mascota es mucho más que eso. Es tu compañero, tu amigo y un miembro más de tu familia. Y aunque a veces hay que “marcar territorio” y enseñarle cuál es su espacio y sus hábitos, no podemos negar que dormir con un peluche de su tamaño es sumamente reconfortante.

 

¿Es bueno dormir con tu perro o mascota?

¿Puede afectar al sueño dormir con nuestro perro o mascota?

Lo cierto es que mientras que uno no moleste al otro, las personas que duermen con mascotas suelen sentirse más seguras y confiadas y tienen una mejor calidad del sueño.

Por supuesto, esto no quita para que tú puedas o no dormir a gusto con tu perro, por eso queremos hablaros de las desventajas y ventajas de dormir con vuestro perro.

 

Desventajas de dormir con tu perro

Si bien no hay contraindicaciones expresas, sí que hay dos o tres aspectos a tener en cuenta.

El primero es la higiene y la salud, ya que los perros pueden provocar alergias. El segundo, que incluso pueden generar asma y transmitir algún tipo de enfermedad.

En el primero de los casos te darás cuenta rápidamente y tendrás que ponerle solución, en el segundo caso, te recomendamos un buen antiparasitario para perros y una adecuada limpieza e higiene, especialmente si tu perro es grande y tiene mucho pelo.

 

Ventajas de dormir con tu mascota

Quitando la satisfacción y el amor incondicional que sientes por tu mascota, encontramos diversas ventajas de dormir con tu perro que te mencionamos a continuación.

A nivel emocional, solo su presencia y contacto nos ayuda a estar mucho más tranquilos y relajados a la par de que la sensación de seguridad se acrecienta.

Una seguridad que realmente es importante para ambos. Para él porque te aseguras de que si está contigo no va a sufrir ningún accidente o va a hacer alguna diablura. Para ti porque si eres miedoso y te asusta estar solo en casa, dormir con tu perro te aportará una mayor confianza y seguridad.

Y si llegara el caso de que alguien entrara en tu casa, él lo oiría antes que tu y empezaría a ladrar para protegerte.

Por último, es importante mencionar también que dormir con tu mascota en la cama y tenerlo bien cerca, reduce la presión arterial y el estress.

La razón científica es que al acariciar a tu perro se calman tus funciones biológicas, lo que ayuda a conciliar mejor el sueño. No es cuestión de estar acariciándolo toda la noche, sabes que a él le encantaría, pero solo con unos pequeños achuchones antes de dormir es suficiente.

Y aunque parezca mentira, tu nivel de estrés bajará, pues en tu organismo disminuyen los niveles de cortisol y aumentan los de oxitocina, la hormona que está directamente asociada con la sensación de confianza.

En conclusión, dormir con tu perro no solo es un placer, también te puede aportar grandes ventajas